Líder transformador

No podemos cambiar a nadie, pero sí podemos inspirarle, provocarle, acompañarle y ser un referente importante en su evolución. Un líder consigue transformar un equipo mediante el compromiso, la confianza, la generosidad y la potenciación de la creatividad de cada una de las personas que lo forman. El cambio efectivo depende de cada uno, sí, pero al descubrir y darle brillo al potencial de cada individuo de su equipo, el líder ayuda a la transformación.

La conexión es fuerte y necesaria. Una conexión humana profunda y plena de motivación. La comunicación abierta y sincera con nuestros colaboradores focaliza en valores como la humildad, el humor y la humanidad. La humildad, término de origen griego que en esta lengua significa ‘pequeño’, nos obliga a reconocer nuestras debilidades, a aceptar que somos pequeños y que nos podemos equivocar, aunque en el error es donde hallemos la fuerza para la acción transformadora. El humor nos regala espontaneidad, libertad y ganas de avanzar y de descubrir. El líder, por supuesto, se alimenta de la humanidad, tal vez la condición más positiva para orientar a las personas.