Mentoring desarrollo personal y profesional

Acabo de termiar un proceso de mentoring, con un grupo de personas ,  que ha sido altamente satisfatorio tanto mi (mentora ) como  para ell@s (mentados). La relación de mentoring se debe entender de beneficio mutuo. 
Uno de los motivos que impulsa al ser humano es el de contribución, es decir, influir positivamente en la vida de otros. El hecho de comprometerse a dedicar tiempo y energía a otros profesionales con potencial, para ayudarlos en su desarrollo profesional, satisface . Es posible que uno de los principales beneficios de ser mentor sea precisamente éste: ayudar a otros a crecer en su desarrollo profesional.
Yo como  mentora también consigo crecer personal y profesionalmente.

Como mentor en primer lugar, se obtiene la satisfacción personal y el reconocimiento de contribuir positivamente al éxito en la profesión y en la vida de otra persona. Además, cuando se comparte el conocimiento, no se pierde, sino que nos enriquecemos, seguimos aprendiendo, establecemos nuevas conexiones, nos hacemos más  consciente de lo sabemos  y podemos aplicarlo a otras situaciones.

Por otro lado, como mentor adquierimos nuevas habilidades de comunicación, convirtiéndonos  en experto en el arte de desarrollar a otros y transferir conocimiento y experiencia. También nos enriquecemos  con los puntos de vista de los mentorizados, ellos nos aportan nuevas visiones y perspectivas.

El mentorizado, por su parte, cuenta con un profesional  que le ofrece una ayuda  en su desarrollo .Alguien en quien inspirarse y en quien apoyarse para la comprensión de temas organizativos que afectan a su desempeño y su carrera. No es de extrañar que si el mentorizado se siente cómodo, aproveche gran parte del tiempo para explayarse sobre sus inquietudes y problemas. No son tantas las oportunidades para poder hacerlo con alguien que tiene experiencia de primera mano y está en predisposición de ayudar. Además, la relación de mentoring ofrece al mentorizado la oportunidad de desarrollar habilidades y capacidades que le permitirán actualizarse continuamente y progresar, reforzar la autoconfíanza, alcanzar una mayor claridad en sus objetivos profesionales y visualizar el modo de lograrlos.
Para que surja una relación de confianza y compromiso mutuo, no podemos olvidar que las responsabilidades también son mutuas. El mentor ha de querer adentrarse en este papel y ayudar al desarrollo de su , sus mentorizados en la medida que le sea posible. Igualmente, ha de mantener la confidencialidad de lo tratado.


Ser mentor significa escuchar, además de compartir experiencia, y eso no siempre es fácil para algunas personas.
Por otro lado, el mentorizado también tiene sus responsabilidades.  El mentorizado, por tanto, ha de asumir la responsabilidad de gestionar su propio aprendizaje siendo proactivo en la relación, comprometerse con lo pactado, ser sincero y estar abierto a nuevas ideas… en definitiva, mostrar una actitud receptiva al aprendizaje.
Para ser un buen mentor, es necesario establecer una relación de empatía, confianza y compenetración con el mentorizado. La empatía es la capacidad de comprender y ser sensible a los sentimientos, pensamientos y experiencias del otro sin necesidad de que éste los comunique con claridad. Se trata de entender el problema desde el marco de referencia de nuestro interlocutor. La empatía nos hace capaces de observar cada situación desde el punto de vista del otro, y de ese modo sintonizar con sus inquietudes y expectativas.La empatía está estrechamente relacionada con el comportamiento altruista de ayuda a los demás.
“La empatía más profunda y más efectiva ocurre cuando siento físicamente en mi interior lo que está sucediendo en la otra persona”.”Empatía consiste en entender como el otro y sentir como el otro, pero sin ser el otro”. Cari Rogers
Cari Rogers, promotor de la psicología humanista, desarrolló la terapia centrada en la persona, cuyo objetivo es ayudar a crecer a la persona para desarrollar todo su potencial. Estableció las condiciones fundamentales que los terapeutas, coaches o mentores han de poner en práctica para crear el clima psicológico necesario para promover el crecimiento personal del cliente:
• autenticidad,
• resonancia empática,
• aprecio incondicional, esto es, el terapeuta, coach o mentor ha de mostrar una actitud positiva y de aceptación a la persona, sin juzgarlo ni criticarlo.
Para establecer una relación de confianza, tenemos que cuestionar nuestros perjuicios y suposiciones e intentar acercarnos al mapa mental de nuestro interlocutor.Para ello hemos de escuchar con profundidad y contrastar nuestras interpretaciones de los hechos con la visión de la otra persona, ver con sus ojos. En eso consiste la empatía.
Estos ocho meses con estas personas han sido magnificos. Se ha generado una relación de confianza entre todos que nos ha permitido desarrollarnos como personas y como profesioanles.  Eskerrik asko!