Las relaciones son el corazón de la vida

La semana pasada un colaborador llamó a su “jefe” , el cual se encuentra a 80 km de distancia para decirle que quería hablar con él , hace tiempo que quería hacerlo se encontraba mal ,  hace más de seis meses que no se veía personalmente con su jefe… todas las veces que se han comunicado este año , lo han hecho a través de skype.

Necesito verte le dijo, me encuentro mal… , el jefe dijo ok  busco un hueco y  nos vemos personalmente  la próxima semana. Un día antes del día que habían quedado para verse ,  el “jefe”  llamo al colaborador para decirle que para aprovechar el viaje había quedado ese mismo día con otras personas a las X horas y que llegaría una hora y media antes de esa cita para hablar con él   …, llego el día tan esperado para el colaborador, “el jefe” llego tarde…..llego justo 20 minutos antes de la que tenia con otras personas….. El colaborador solo pudo hablar deprisa y corriendo 15 minutos con su jefe… 

Al oír esta historia recordé lo que leí a el especialista en apoyo a directivos Peter Vajda, “El único elemento que crea la confianza es el comportamiento individual. La confianza es el motor que lleva a los equipos a ir a la milla extra, a trabajar por el bien del equipo y la organización”. 

Fomentar la comunicación abierta y honesta y el respeto mutuo para generar apoyo debe ser la misión de todo líder con ética. La desconfianza, por el contrario, a menudo se deriva de una actitud “yo primero”, mentalidad que desencadena el conflicto y el egoísmo.

Las relaciones son el corazón de la vida – incluso la vida en el trabajo. Y el ingrediente secreto que crea una relación sana es la confianza. El bloque fundamental de construcción más importante de un equipo saludable es la confianza.Sin confianza, la mayoría de los equipos son colecciones muy dispares de las personas llamadas grupos.
“No hay ningún” yo “en equipo” podría ser una declaración muy trillado, pero es un hecho de la vida en el trabajo que cuando no hay confianza entre los miembros del equipo, se gastan enormes cantidades de tiempo y energía resistir las conductas inapropiadas de los demás, en respuesta a falta de sinceridad de los demás, jugar a la política, resistiendo las reuniones, y sentir reacios a pedir  el apoyo.
En una cultura caracterizada por la desconfianza, las relaciones sufren y cuando las relaciones sufren, sufren el rendimiento, la producción y las ganancias. 
Así que, ¿cómo podría estar contribuyendo a la desconfianza?
Tenga en cuenta estos 25 comportamientos que contribuyen a crear desconfianza :
  1. No mantener sus promesas, acuerdos y compromisos.
  2. Servir a si mismo en primer lugar, y a otros sólo cuando es conveniente.
  3. Resistirse a delegar.
  4. Mostrar  una contradicción entre lo que dices y cómo te comportas.
  5. No compartir información crítica con sus colegas, hacer las cosas por detrás y no informar .
  6. Optar por no decir la verdad.
  7. Echar la culpa a otros  en lugar de ser dueño de sus errores.
  8. Juzgar, culpar y criticar en vez de ofrecer una retroalimentación constructiva.
  9. Traicionar confidencias, chismes y hablar de los demás a sus espaldas.
  10. Optar  por no permitir a otros a contribuir o tomar decisiones.
  11. Restar importancia a los demás talentos, conocimientos y habilidades.
  12. Negarse  a apoyar a los demás con su desarrollo profesional.
  13. Resistirse  a la creación de valores compartidos, expectativas e intenciones a favor de su propia agenda, que se niegan a transigir y en lugar de fomentar el ganar-perder argumentos.
  14. Negarse a rendir cuentas a sus colegas, compañeros.
  15. Resistirse  a hablar sobre su vida personal, permitiendo a su vulnerabilidad y revelar sus debilidades .
  16. Racionalizar el sarcasmo, el desprecio humor y comentarios desalentadores como “bueno para el grupo.”
  17. Dejar de admitir que necesita ayuda y no pedir a sus compañeros, equipos esa ayuda.
  18. Tomar las sugerencias de los demás y las críticas como ataques personales.
  19. No hablar en las reuniones del equipo y evitar contribuir de manera constructiva.
  20. Negarse  a considerar la idea de conflicto constructivo y evitar conflictos a toda costa.
  21. Apropiarse de las reuniones del equipo, formaciones  y moverlos fuera de tema.
  22. Negarse a seguir a través de las decisiones acordadas en las reuniones del equipo.
  23. Conspirar en la puerta trasera negociaciones con otros miembros del equipo o terceros  para crear sus propias alianzas.
  24. Negarse a dar a otros el beneficio de la duda y prefieren juzgarlos sin pedirles que explicar su posición o acciones.
  25. Negarse  a pedir disculpas por los errores, malos entendidos y el comportamiento inadecuado y cavar en sus talones para defenderse y proteger su reputación.
Cuando eres integro y humilde los demás comenzarán a confiar en ti ya que los demás sienten que pueden relacionarse contigo de una forma muy genuina y sincera.
Cuando la confianza es alta, la comunicación es fácil y sin esfuerzo. Comunicarse y relacionarse son instantáneos. Pero, cuando la confianza es baja, la comunicación y la relación es agotadora, y requiere mucho tiempo y energía.
Por último, nadie está dispuesto a dar el 100% a alguien que no se puede confiar. 
Algunas preguntas para la auto-reflexión
  • ¿A menudo se encuentra la necesidad de tener el control?
  • ¿Qué significa para ti la confianza?
  • ¿En qué se basa su concepto de la confianza?
  • ¿Cree usted que los demás, si / cuando se le pregunta, diría que confiar en ti?
  • ¿Alguna vez se ha dicho, directa o indirectamente, que no se puede confiar? Si es así, ¿Cómo fue eso? ¿Reflexionaste porque ocurrió o buscastes excusas?

Espero que el “jefe” de ese colaborador ,que he mencionado al principio de ese post ,sea consciente de lo que con su actitud esta provocando.
Ya sabes “jefe” si quieres puedes cambiar , “solo” hace falta que cambies tus hábitos…

Por cierto que paciencia tiene ese colaborador.