Aprender y seguir aprendiendo

En 1998, Martin Seligman ,como ya explicado en otros post, pone los fundamentos de la psicología positiva, una nueva rama que revolucionará los mismos pilares de la psicología y cuyo objetivo será estudiar científicamente el funcionamiento óptimo del ser humano. Hasta ese momento la psicología se había pasado 100 años estudiando “por qué funcionamos mal y como arreglarlo” y es a partir de 1998 cuando comienza una corriente que se dedicará a estudiar “por qué estamos bien y como promoverlo”. 

Desde entonces varios de los psicólogos mas prestigiosos del mundo se han dedicado a estudiar de manera minuciosa todas aquellas fortalezas, virtudes, talentos y actitudes que mejoran nuestro rendimiento, aumentan nuestra felicidad o nos hacen más fuertes antes las circunstancias de la vida. Se ha estudiado el optimismo, la resiliencia, los estados de flujo, el sentido del humor o el poder de la inteligencia emocional, pero quizás lo más importante ha sido la categorización de aquellas fortalezas psicológicas que nos ayudan a ser mas felices, triunfar en nuestra vida y realizarnos como personas.
Los psicólogos Martin Seligman y Christopher Peterson comenzaron a trabajar desde 1998 en una clasificación “positiva” de virtudes y fortalezas. 

Finalmente lograron clasificar 24 fortalezas psicológicas universales agrupadas en 6 categorías.

1-Sabiduría y Conocimiento: Creatividad, Curiosidad, Mente Abierta, Pasión por aprender , Perspectiva.
2-Coraje: Valentía,Persistencia, Integridad, Vitalidad.
3-Humanidad : Amor, Generosidad, Inteligencia Social.
4-Justicia: Civismo, Justicia, Liderazgo.
5-Templanza : Perdón y Compasión , Humildad y Modestia, Prudencia, Autocontrol.
6-Transcendencia : Apreciación de la Belleza y la Excelencia , Gratitud, Esperanza, Humor , Espiritualidad.

La pasión por aprender es una de esas fortalezas del ser humano y está comprendida dentro de la virtud de la sabiduría . Las personas que poseen esta fortaleza psicológica están motivadas para adquirir nuevas habilidades, conocimientos o experiencias. Son personas que se sienten muy bien cuando están aprendiendo cosas nuevas y disfrutan más del hecho de aprender que de los posibles logros futuros.

Los psicólogos Peterson y Seligman consideran la pasión por aprender como un caso especial de curiosidad aunque son los individuos que disfrutan aprendiendo los que sistemáticamente construyen su conocimiento (la curiosidad es una mecha que muchas veces puede apagarse). Seguros de su capacidad de aprender, disfrutan del proceso de aprendizaje y buscan aprender por pura diversión.

La investigación que hicieron estos psicólogos  sugiere que los individuos con una gran pasión por conocer y aprender se benefician de las siguientes características:
– Crean emociones positivas al aprender cosas nuevas, disfrutando continuamente.
– Tienen la capacidad de auto-regular los esfuerzos para perseverar en el intento, a pesar de los retos y las posibles frustraciones.
– Se sienten autónomos y continuamente motivados.
– Creen si mismos y en sus posibilidades.
– Se realizan constantemente y suelen crecer como personas, la pasión por aprender es uno de los componentes de la virtud de la sabiduría.
– Sienten el apoyo de otros en sus esfuerzos por aprender.
– Desarrollan una mayor salud mental y física a lo largo del tiempo y previenen deterioros cognitivos en la tercera edad.
– Cuando se comprometen en el proceso de aprendizaje estas personas son completamente absorbidas por la experiencia en sé llegando incluso a un estado de flujo (Csikszentmihalyi 1997), es decir, perdiendo la noción del tiempo, rindiendo al máximo de sus capacidades y disfrutando plenamente de la experiencia consciente de aprendizaje.

Estas virtudes , se trabajan , se entrenan y gracias a ese entrenamiento se mejoran.