Team building

La idea de team building está comúnmente asociada con la imagen de un equipo saliendo de su contexto habitual de trabajo, al aire libre muchas veces, y realizando ejercicios que han sido diseñados, en teoría, para ayudar a los miembros a explorar sus procesos de trabajo (comunicación, solución de problemas, solución de conflictos, toma de decisiones, etc.).
Así es como muchos equipos de alta dirección acaban pasando un día en el campo, trepando a postes, disparándose unos a otros con balas de pintura o llevando a cabo actividades muy similares a las de las fiestas de fin de curso de los colegios.
Cuando se realizan estas actividades de forma poco rigurosa, sin análisis previos, ni clara definición de qué fin persiguen, el resultado es pobre, no pasa del desenfado y las bromas propias de un día en el campo entre compañeros de trabajo. Pero no deja ninguna transformación profunda de las relaciones y experiencias de los miembros del grupo, no sirve realmente para construir equipo.
En algunos casos. estos ejercicios de team building llegan a ser contraproducentes porque generan desengaño y escepticismo, de manera que las personas que ven defraudadas sus expectativas sobre el impacto que el ejercicio debería tener en la vida del grupo adoptan actitudes negativas que pueden complicar aún más los problemas que se pretende atajar.
Desde mi punto de vista hay que compaginar las actividades realizadas de una forma rigurosa, con análisis previos, con una clara definición de lo que se persigue, con la reflexión sobre las experiencias concretas de los participantes de problemas concretos y la experimentación activa de los individuos.
Se aprende más cuando la responsabilidad y el control del aprendizaje se comparte entre todos los miembros del equipo, en lugar de dejarlo en manos de uno sólo. Lo que hace al aprendizaje en grupo tan efectivo es que los participantes se comprometen a ayudarse unos a otros en el proceso de manera que se crea una cierta presión social hacia el cambio, un clima emocional que con el tiempo resulta en un mayor sentido de pertenencia al grupo y un mecanismo para complementar la auto observación con el feedback de los demás miembros del equipo.