El éxito en las organizaciones

El éxito puede definirse de múltiples maneras. Cada uno de nosotros escoge su propia fórmula de logro y satisfacción, pero el éxito rara vez se logra con facilidad. 

Los logros requieren tiempo y dedicación. Para hacer lo que deseamos, tenemos que canalizar y utilizar bien los recursos necesarios. La mayoría de nosotros no alcanza el éxito solo, sino que otras personas forman parte del mismo y juegan una cantidad incalculable de roles que nos permiten tener verdadera influencia. En nuestra compleja sociedad hemos llegado a convertirnos en seres interdependientes, en particular en el medio empresarial. Todo lo que hacemos está relacionado con lo que otras personas lleven a cabo.


Los recursos humanos, son lo más valioso, lo más costoso y el más fugaz de los elementos que utilizamos para lograr que se lleve a cabo el trabajo de las organizaciones. Necesitamos empleados competentes para que las cosas se hagan efectivas. Uno de nuestros más grandes retos es atraer, integrar, motivar y conservar al personal de alto desempeño.


Para que cualquier clase de organización tenga éxito, son esenciales varios elementos humanos:
Un buen liderazgo, una buena administración, un personal con conocimiento, las habilidades, las aptitudes y las actitudes, que le permitan funcionar a un nivel de producción suficientemente idóneo como para llegar al objetivo de la empresa.
¿Qué hace un personal de alto desempeño? Son aquellos empleados de actuación destacada que hacen que los objetivos se cumplan. Cada empleado de alto desempeño ofrece algo particular al equipo y se hace más valioso cuando lo dirige otro personal competente que lo involucra en un grupo con gran productividad. A medida que este tipo de personal coopera en conjunto, el trabajo se lleva a cabo, el empleado disfruta de lo que hace y se obtienen los resultados deseados. 
Uno de los mayores retos de los líderes de las organizaciones es encontrar y conservar al personal de óptimo desempeño. Comprender el reto de atraer y conservar el personal competente o de alto desempeño, te capacitará como líder de la organización para administrar mejor el logro de los resultados deseados.
Estas personas con frecuencia establecen el ritmo de trabajo y por ello inspiran a los demás y los motivan haciendo que quienes se encuentren a su alrededor se esfuercen más. En algunos casos todo el equipo de trabajo es más enérgico, da más apoyo y es más productivo.
Para atraer y conservar al personal que aporta valor, debe haber algo que ofrecer:
1.Demostrar que la organización donde se trabaja es estable.
2.Con una visión definida para el futuro. 
3.Si no hay visión definida, hay que escribir la misión de la empresa → si compartes esta tarea con algunos de tus colaboradores, el propósito tendrá más significado y el impacto será mayor, puesto que las personas apoyan lo que han ayudado a crear. 

Así de simple y así de complicado…