La PNL y el desarrollo de competencias emocionales

Como el talento no es innato, el profesor Seligman nos lo ha dejado claro , todas las competencias se pueden desarrollar.Eso sí , con distintos grados de dificultad. Lo más sencillo es mejorar las competencias técnicas , la aptitud , formando en conocimientos y en habilidades.Se puede hacer en el aula , o a través de e-learning , mediante libros o vídeos , etc. Y debemos actualizarla con una frecuencia cada vez mayor. Quién piense que tiene todo ya aprendido lo tiene claro…. Por ejemplo saber inglés se ha convertido en muchos empleos en condición imprescindible.
Si el talento fuese sólo cuestión de saber más , sería relativamente fácil. Más complicado es desarrollar la actitud, para lo cual debemos contrastar nuestra imagen con la realidad, revisar nuestros valores, modificar ciertos rasgos de personalidad, reorientar nuestras motivaciones….
 La Programación neurolingüística (PNL) ha elaborado un programa de desarrollo que sirve para desarrollar las competencias emocionales.
 Este ciclo de desarrollo  se lleva a acabo en cuatro etapas:
1-Imcompetencia incosciente : La persona no es competente ( no tiene la suficiente iniciativa, o autocontrol, u orientación al cliente…) , pero tampoco es consciente de que tenga ese déficit o que sea importante para su trabajo o para su vida. Necesita ciertas dosis de cuestionamiento , por ejemplo a través del feedback de quienes le conocen y el contraste respecto a su autoimagen. Por ejemplo, ¡qué  pocos dependientes de cualquier tipo de establecimiento reconocerían que el servicio que prestan a sus clientes es bastante pobre! Sin una información creíble de sus clientes , es muy probable que siga pensando que lo hace bien . La autocomplacencia , pensar que lo hacemos suficientemente bien , es el primer y principal obstáculo para el aprendizaje.
2-Imcompetencia consciente : la persona ya se ha dado cuenta de que puede hacerlo mucho mejor (por ejemplo, que su servicio al cliente como empleado de un establecimiento deja bastante que desear).Entonces necesita un método , cierta teoría, un modelo , unas pautas de actuación…Siguiendo con el ejemplo, el profesional de un establecimiento debe saber cuáles son las expectativas del cliente, por qué no se cumplen, cómo puede quedar el cliente satisfecho , cuál es el ciclo de servicio en la práctica, cómo ponerse manos a la obra para mejorar, cuál es su plan de acción .El enemigo de esta etapa es la improvisación , el dejarlo para más adelante, para cuando haya tiempo de deternerse y perfeccionar la forma de comportarse el mañana , actitud que nos recriminan algunos extranjeros.
3-Competencia consciente : en esta etapa hay que prestar mucha atención para hacerlo bien. Debemos de ser conscientes , en el ejemplo del servicio al cliente, de lo que éste quiere, de atenderle más adecuadamente, debemos comprobar su satisfacción… .Se trata de practicar , practicar y practicar , hasta convertir el nuevo comportamiento en hábito ,en una segunda naturaleza. El principal obstáculo en esta fase es el abandono prematuro, consecuencia de la inercia. Después de un momento inicial, de la novedad, del primer esfuerzo, es fácil volver a las andadas, contentarse con el primer éxito y excusarse en la falta de tiempo, de reconocimiento o de qué se yo.    
4-Competencia incosciente :  cuándo, como consecuencia  de la práctica continua, este tipo de comportamientos ya es un hábito , la persona no tiene que poner los cinco sentidos en cómo lo hace.El servicio al cliente excelente, pongamos por caso, se ha convertido en su forma de actuar más natural. Ha aprendido a alcanzar esa competencia en el nivel requerido.Pero no debe bajar nunca la guardia , porque el aprendizaje es continuo.  
En el mundo de la Inteligencia Emocional , el desarrollo es cuestión de contraste entre la propia percepción y  las de los demás , de un plan de acción de mejora , de un trabajo personal concienzudo paso a paso y de mucha práctica. El coach esta ahí para acompañar todo este proceso de desarrollo,acompaña en cada fase , actuando como un catalizador, como agente acelerador del ese proceso de desarrollo de la persona.