Coaching y la pregunta

Hace unas cuentas semanas volví a impartir , esta vez en mi antigua facultad , la Universidad de Deusto, un seminario sobre el coaching organizado por la Deusto Businness Alumni Este  . Entre las cosas que vimos  fue el objetivo del proceso de coaching :desarrollar el máximo potencial que hay en cada persona .Todos somos seres distintos y valiososos .En cada uno de nosotros hay puntos que podriamos desarollar. No hay nadie que no valga para nada , que no sirva para ninguna tarea o que no tenga ningún punto fuerte.

Sin embargo, el nivel medio de desarrollo real en nuestra vida y en nuestro trabajo de nuestro potencial es muy inferior ( algunos estudios señalan en torno al 50 ) al nivel que podriamos desarrollar.
El coaching persigue optimizar las posibilidades de cada uno. Y este es el quid de todo el esfuerzo de dirección de personas que realizamos en las organizaciones .Los buenos directivos tienen la capacidad de obtener el máximo rendimiento de una persona desarrollando todo su potencial . Por esto el coaching surge como una herramienta muy potente , porque sus objetivos son los mismos que han perseguido la dirección de personas desde siempre.
Para ello se persiguen dos objetivos muy concretos en el proceso:
a) Elevar la conciencia de los problemas profesionales apararentes y de los de fondo.
b) Aumentar la responsabilidad por las conductas realizadas y por las no realizadas.
Además en este curso  prácticamos las habilidades de un coach , como  por ejemplo   la pregunta , si algo caracteriza al coaching es la utilización sistemática de la pregunta como método de comunicación frente a otras alternativas como las afirmaciones o recomendaciones , tan frecuentes en otro tipo de consultoría. La pregunta resulta ser un instrumento de un poder impresionante.

A través de la pregunta comprometemos al cliente a conectar temas, a elaborar respuestas, a recordar conceptos, a actualizar experiencias o a calcular consecuencias . El cliente, se ve  obligado a elaborar respuestas que implican una reflexión y una reestructuración de sus conceptos y sus valores.

La pregunta obliga a elaborar respuestas y a  enfrentarnos  a nuestra  propia consciencia. Incluso el silencio es una respuesta.

Y nosotros los coachs  realizamos todo esto sin imponer nada , sin forzar nada, desde la curiosidad y el desconocimeinto , desde el respeto y el interés por la respuesta , la experiencia y los conocimientos del otro.

Gracias a todos los particiantes de el curso,  por vuestras ganas de aprender y vuestra implicación.