Equipos

El martes estuve trabajando con mis compañeros del Consorcio de Inteligencia Emocional, el tema tratado fue la “Gestión emocional en los equipos de innovación”.

Sabino Ayestarán compartio con nosotros los resultados de un proyecto reciente que lidera en la Universidad del País Vasco titulado Equipos de Innovación.

Estar cerca de Sabino, escucharle, ver con qué humildad y profundo conocimiento se expresa es uno de esos lujos que no se compran con dinero , es y ha sido un tractor esencial para toda la comunidad universitaria, es catedrático de Psicología Social de la Universidad del País Vasco y un pionero en los procesos de cambio cultural y gestión empresarial, además de un líder en el diseño de nuevos títulos de grado. Como franciscano que es es muy humilde e inmensamente solidario.
Nos ha transmitido las conclusiones de sus investigaciones sobre que es un equipo, como se forma y que debe de ocurrir para que ese equipo sea eficiente.
¿Qué es un equipo?
Equipo= ha instrumento para aprender a cooperar.¿Qué es cooperar? Para él es descubrir y aceptar que mi rol en el equipo adquiere mas valor cuando otros desarrollan su propio rol.
¿Cómo se forma un equipo?
Con Confianza: me siento orgulloso en el equipo , el equipo es potente y me da seguridad
Con Planificación , primero hace falta información suficiente y después se elabora la estrategia.
Con Estructuración cognitiva: Hace falta una idea clara sobre el objetivo y la forma de trabajo y después hace falta una memoria transactiva ( la memoria colectiva de lo que sabe hacer bien cada una de las personas del equipo)
¿Qué se debe de dar para que un equipo sea eficiente?
1-Reforzar la Sinergia y para ello hace falta saber gestionar las emociones del equipo.
2-Adaptarse a los cambios estrategicos de la organización y a los cambios de la carga laboral.
3-Soliraridad del equipo: Aprender de todas las personas del equipo y respeto.
Siempre me ha gustado conocer y compartir nuevos enfoques, tengo la creencia que en todo curso de formación, conferencia, taller etc , si quieres siempre llegaras a la conclusión de que te ha faltado algo, el nivel no era el correcto, no te han contado nada nuevo y miles de excusas más…. que justifiquen el hecho de no quedarte satisfecho.
Para mi la solución es ir como un libro en blanco, volver a escribir, abrir la mente; pues un pequeño concepto contado en una etapa anterior puede tener el valor suficiente en el presente como para cambiar el rumbo de lo que hagas hoy.

Ya de hace tiempo que no juzgo, no interpreto, me convierto en muchos, muchos momentos en “oreja” escucho, escucho y escucho, en otros soy más “diccionario” hablo, hablo y hablo. Y en otros simplemente interactúo, “me dan y doy”. En función del equipo adapto un rol.
Realmente este día trabajando en el Consorcio fue muy enriquecedor.