Día del libro: Fluir

Hoy San Jorge. Residí durante seis años en Barcelona ,desde entonces siempre me acuerdo que hoy es el día del libro . Es precioso vivir este día la tradición del libro y de la rosa en la ciudad condal.
Y en Madrid, que también pase mucho tiempo, se celebra “la noche de los libros”, con librerías y museos abierto hasta medianoche y las más diversas iniciativas.
Creo que Cervantes y Shakespeare se sentirían muy orgullosos de cómo celebramos su memoria.
Y como no …hoy voy a recomendaros un libro Fluir ( Flow) del psicólogo americano Mihaly Csikzentmihalyi (complicado de pronunciar).
Flow es un término que me encanta por lo que expresa y representa. En español sería fluir.
En este libro: Una psicología de la felicidad, nos muestra cómo la psicología, la filosofía y el humanismo se unen para responder a la pregunta fundamental:
¿Qué es la felicidad?.
El libro arranca del supuesto de que todo el mundo tiene, alguna vez, una “experiencia óptima“.
Ahora se trata de reconocer sus características; se trata de potenciar este sentimiento de fuerza, control sin esfuerzo, rendimiento máximo, superación del ego…, cuando el mismo tiempo parece desaparecer, y con él los conflictos emocionales. Se trata, en fin, de aprender a ser creativos y alcanzar una genuina calidad de vida. Ese el secreto de la felicidad.
Este experto realizó a lo largo de 25 años un estudio sobre la felicidad (Eduardo Punset habla de él en “El viaje a la felicidad”) que pretendía conocer en qué momentos las personas se sienten más felices.

Mihalyi Csikzentmihalyi ha definido el concepto de flow o flujo como un estado en el que la persona se encuentra completamente absorta en una actividad para su propio placer y disfrute, durante la cual el tiempo vuela y las acciones, pensamientos y movimientos se suceden unas a otras sin pausa.

Todo el ser está envuelto en esta actividad, y la persona utiliza sus destrezas y habilidades llevándolas hasta el extremo.

La persona está en flow cuando se encuentra completamente absorbida (absorto, digo yo) por una actividad durante la cual pierde la noción del tiempo y experimenta una enorme satisfacción

Para ello se contaron con muchos voluntarios y se recogieron más de 100.000 momentos de felicidad personal de cada uno de ellos. Curiosamente, la mayor parte de estos momentos tuvieron lugar mientras las personas estaban trabajando y no en sus ratos de ocio (ojo al dato, los fines de semana es cuando la gente es menos feliz).

Al ser preguntados sobre esa sensación de placer, la describieron como un estado de experiencia óptima en la que vivían con gran creatividad, concentración y placer aquello que estaban haciendo.
Cuando estamos en estado de flow, sacamos el máximo partido a nuestras capacidades (se expanden y ensanchan) y en esas condiciones se pueden asumir retos mucho más ambiciosos que igualmente nos producen mucho más placer. Digamos que estamos en condiciones óptimas para alcanzar resultados.

Mihaly Csikzentmihalyi escribe: «La gente parece concentrarse mejor cuando las exigencias son un poco mayores de lo habitual, y son capaces de dar más de lo habitual. Si se le exige demasiado poco, la gente se aburre. Si tiene que ocuparse de demasiadas cosas, se vuelve ansiosa. El estado de flujo se produce en esa delicada zona entre el aburrimiento y la ansiedad».

Por decirlo de algún modo, tenemos que conseguir un estado interior en el que nos sintamos tan bien que nuestras “capacidades” pueden potenciarse al límite lo que nos conducirá a conseguir “retos” elevados.

¿En que estado de fluidez te encuentras tu? ¿ Y tu equipo?.

Buen fin de semana y Buen día del libro!!