Coaching e innovación

Este es el artículo que ha salido en la Revista inn ( Revista sobre innovación) del Diario Noticias de Gipuzkoa,tras una entrevista que nos hicieron a Azucena y a mi , el 4 de Diciembre del 2009 en versión papel y ha vuelto a salir este sábado en versión digital.
“¿Lleva meses en paro y no sabe cómo enfrentarse a una entrevista de trabajo? ¿Teme hablar en público? ¿No sabe cómo comunicarle a un empleado que va a ser despedido? ¿Siente que su equipo de trabajo no entiende lo que le quiere transmitir?

Puede que la solución esté en el Coaching, o lo que es lo mismo, en el “entrenamiento”.

CCare, Cuidar.

O -Observe, Observar.

A Act, Actuar.

CCommmunicate, Comunicar.

HHelp, Ayudar.

EN EL ÁMBITO EMPRESARIAL, se denomina coaching al proceso continuo que propicia el cambio y el desarrollo de las personas con el fin de conseguir los objetivos que el empresario, directivo o profesional se marca. El coaching es también un estilo de liderazgo cada vez más valorado por las organizaciones y más necesario para motivar a los equipos. El coach, en calidad de entrenador, mantiene a los equipos motivados sumando talentos, potenciando las fortalezas y minimizando las debilidades. Al tiempo, el coach no olvida aspectos como el entusiasmo, la esperanza compartida, el esfuerzo reconocido, el elogio -si llega el caso-, o el humor exento de ironía.

Azucena Vega y Maite Villafruela son expertas en coaching directivo, especialistas en mejorar o desarrollar habilidades organizativas y directivas de los profesionales dentro de la empresa. Señalan que hoy en día el nivel de exigencia es mayor en el ámbito empresarial. “Antes, una titulación académica y conocimientos técnicos eran suficientes, pero ahora es necesario un valor añadido, un plus”. Dicen que en las últimas décadas hemos pisado muy fuerte el acelerador de los productos y servicios, la parte hard del sistema, y que nos hemos olvidado la parte soft, las personas. Es aquí donde el coaching, una herramienta empresarial muy eficaz y práctica, actua.

EL CAMBIO, EL ALMA DEL COACHING

Una de las principales aportaciones de un proceso profesional de entrenamiento es que propicia una apertura mental importante, ya que se exploran las opciones para el logro de objetivos con técnicas de creatividad muy prácticas y resolutivas. Esa apertura mental es una de las tres condiciones de toda innovación junto con el conocimiento de la materia en la que se trata de innovar y la pasión-compromiso con la meta. “Lógicamente, todo ello aliñado con un plan de acción, porque no existen los atajos, es necesario actuar para la materialización de nuestros sueños innovadores”, comentan Vega y Villafruela.

Y es que al coaching le interesan las ventajas del cambio. Cualquier ser humano puede darse cuenta de que su vida está llena de cambios desde que nace, “como nuestra talla de zapatos”. El cambio es lo único permanente en la vida. La cuestión está en comprender que el cambio ya está aquí y que hay que tratar de adaptarse y sacar lo mejor de él. “Por ejemplo, hoy está lloviendo y esto no lo puedo cambiar. Así que cojo un buen paraguas, unas buenas botas, y pienso en lo positivo: no tengo que regar las plantas”.

“LOS DEMÁS NO ME ENTIENDEN”

Una vez que la persona es consciente de que el cambio es posible, superar la dificultad para expresar emociones es uno de los principales retos a los que se suele enfrentar en la consulta del coach. “Hacer lo posible para mejorar esta competencia supone obtener resultados tanto a nivel personal como profesional, y tener una actitud positiva ya es parte de ese resultado”, añaden.

Sin embargo, en muchas ocasiones el coach se encuentra con que el cliente tiene un enfoque equivocado. Mi equipo no me entiende suele ser una frase habitual. “Cuando nos quejamos de que los demás no nos entienden, debemos contemplar la opción de que a lo mejor el problema no está en los demás, sino en nosotros mismos”, explican.

A partir de ahí, el trabajo consiste en definir qué es exactamente lo que queremos mejorar y qué podemos hacer para conseguirlo, teniendo en cuenta cómo hemos comunicado hasta ahora. Para ello, el coach se centra en preguntar, “una buena pregunta es la mitad de la respuesta, incluso de una solución”. El mismo grado de importancia tiene la escucha. “Muchos clientes vienen a nosotras para que les escuchemos, necesitan una escucha de calidad, sin juicios”.

LA DIFICULTAD DE DAR Y RECIBIR FEEDBACK

El entrenamiento es de vital importancia en el ámbito específico de la comunicación. Y el método que se utiliza para ello es el feedback. “Decimos al cliente lo que vemos, de forma objetiva, sin sesgos”, apuntan Vega y Villafruela. Una tarea nada sencilla. Dar feedback no es fácil; hay que hacerlo tratando de no herir la sensibilidad del cliente, “con educación y de forma sutil. Además, antes de hacerlo es preciso pedir permiso, puesto que no siempre el cliente está preparado para oír lo que los demás piensan de él”. A su vez, es necesario tener mucho coraje para soportar un feedback. “Luego te lo agradecen, pero al principio es duro, aunque es la mejor ayuda que puedes darle”.

Vega y Villafruela recuerdan el caso de un joven directivo, un crack al frente de una importante empresa, que andaba encorvado. “Llamaba la atención. Estaba claro que se trataba de un tema emocional, basado en la falta de seguridad, y eso provocaba su mala postura corporal”. Una vez que se estableció una relación de confianza entre coach y cliente, se lo comentaron. “Al principio se lo tomó fatal, le resultó duro escuchar algo así sobre sí mismo, pero al tiempo nos lo agradeció”.

MÉTODO DE ÉXITO

Como casi todo en la vida, los buenos resultados del coaching dependen en gran medida de la predisposición del cliente para mejorar y desarrollarse, y del objetivo a conseguir. “La varita mágica no existe, y además, ni siquiera la maneja el coach, sino el cliente”, puntualizan.

Lo que sí está constatado es que los beneficios de este proceso son evidentes y duraderos. “El cliente habrá puesto en tela de juicio algunos aspectos esenciales como los valores, las creencias que antes limitaban su actitud, el posicionamiento de su identidad, el punto de vista renovado sobre su misión y su papel tanto en su vida profesional como personal”.

Los datos hablan por sí mismos. Cuando se combina formación y coaching, la productividad se incrementa un 85%. Ofrece un retorno de la inversión muy alto en tiempo y dinero que supera en todos los casos el 400%, según las estadísticas de las universidades de Alcalá de Henares y de Harvard. “La prueba es que las empresas lo contratan. Nadie invierte dinero en algo que no funciona”.

EL ÁMBITO EDUCATIVO

Tras surgir en EEUU en 1985, el coaching llega a Europa aproximadamente en el año 2000 y dos años después se introduce en España. Desde entonces, su progresión ha sido vertiginosa. “En 2002, el mío era el único despacho de Gipuzkoa dedicado exclusivamente al coaching, y ahora hay muchos más”.

En Alemania es una diplomatura de tres años, también está presente en la Universidad Paris 2 y en la de Nueva York. Las universidades más innovadoras de nuestro país también han decidido introducir el coaching en sus programas formativos: Alcalá de Henares, Complutense, Nebrija… Y lo mismo ocurre en el ámbito más cercano, en la Universidad de Deusto y en la de Mondragón.

También las escuelas de negocios apuestan fuerte por esta disciplina, y en ESADE, su director, Carlos Losada, repite con entusiasmo que el coaching es “uno de los pilares fundamentales de los programas directivos”.

Por otra parte, recientemente algunas ikastolas de Gipuzkoa han comenzado a implantar un nuevo proyecto basado en el desarrollo de las competencias relacionadas con la inteligencia emocional desde edades tempranas. No obstante, añaden “nos encontramos aún en un estadio muy inicial y nos queda un largo recorrido por hacer”.

EN CRISIS, MÁS COACHING QUE NUNCA

Es sabido que el ser humano acomete los cambios casi siempre empujado por el dolor, por la dificultad. En este sentido, en el contexto de la crisis económica actual, conviene recordar que donde hay una crisis existe, siempre, el germen de una oportunidad. La demanda constante de mejores resultados, las turbulencias del entorno, el estrés o la exigencia creciente del trabajo han permitido al coaching instalarse en nuestra sociedad. Necesitamos volver a encontrarnos y realizarnos en un entorno en continuo cambio y para el cual no hemos sido preparados. No estamos enfermos, pero necesitamos simplemente a alguien que nos pueda ayudar a gestionar la incertidumbre, a gestionar el cambio en aceleración constante.

UN POCO DE HISTORIA

El coaching nace en los años 80 en Estados Unidos, vinculado al mundo de los deportistas de élite y al llamado juego interior. Timothy Gallwey y John Whitmore consiguieron que algunos atletas batieran marcas a partir de idénticos entrenamientos y alimentación que sus compañeros, pero diferente juego interior, gracias al trabajo que realizaba el entrenador con el alumno salvando o controlando los obstáculos internos que le impedían alcanzar su máximo nivel. Los empresarios captaron la eficacia de esta metodología y comenzaron a aplicarla al mundo de los negocios con excelentes resultados en la cuenta de explotación.

Con apenas 20 años de existencia, el coaching no está del todo mapeado, por lo que resulta comprensible que se pueda confundir con otras disciplinas. Sin embargo, tiene su propio método, límites, ética, funcionamiento, enfoque, marco contextual, bibliografía y referentes con una intensa trayectoria a sus espaldas como los mencionados Whitmore y Gallwey, además de Alain Cardon y Robert Dilts“.

Azucena Vega y Maite Villafruela son expertas en coaching directivo, especialistas en mejorar o desarrollar habilidades organizativas y directivas de los profesionales dentro de la empresa del Pais Vasco, centran su actividad de coaching San Sebastián, coaching Bilbao y coaching Vitoria.