Color Esperanza

Hago un resumen de un articulo que me envió José Maria Gasalla en el año 2008, en el habla de nuestro interior, la consciencia y la confianza.

“Las personas razonables se adaptan al mundo. Las personas que se no lo son, tratan de adaptar el mundo a ellas. El progreso, curiosamente, depende de estas últimas… George Bernard Shaw.

¡¡¡Que levanten la mano los que piensan que este mundo va bien!!!

Pocas personas contestarán seguramente que sí, que todo va bien, que hay que seguir así. Poco a poco vamos ampliando nuestra visión, el horizonte de nuestros intereses y nos vamos dando cuenta que “no soy yo”, “somos nosotros” es decir 7.000 millones de seres humanos..

Pero, sin duda el “nosotros” tiene que partir del yo persistiendo en su autodependencia. Y de ahí avanzar hacia la conciencia del otro, la conciencia del “nosotros”.

Y esa ampliación de la consciencia hace que a veces no te sientas bien aunque aparentemente las cosas cerca de ti vayan bien. Y por lo de pronto comienzas a cuestionarte lo que antes no te cuestionabas. Y ya no hay vuelta atrás. E intentas aprovechar el tiempo mejor buscando como ampliar y enriquecer el encuentro con los otros, que somos nosotros.

Desde la consciencia de nuestro ser podemos descubrir y profundizar en nuestra individualidad que nos impulsa a ser más nosotros mismos y no lo que otros están esperando que seamos.

En el modelo de Dirección por Confianza , comienza el mismo desde el significado de la Autoconfianza y esa autoconfianza no está fundamentalmente basada en el conocimiento y la experiencia contrariamente a lo que a veces pensamos, sino como aplican en nosotros mismos la/el:
Auto-consciencia, como me veo, cómo me siento, cómo me respeto…
Auto-claridad, cómo soy sincero conmigo mismo, como mantengo mis criterios…
Auto-cumplimiento, como soy de formal conmigo mismo, como me cuido, cómo mantengo la palabra interior…
Auto-coherencia, como lo que pienso que es bueno para otros, también me lo aplico a mí mismo, como mis comportamientos respecto a mí mismo se ajustan a lo que se que es bueno para mí…
Auto-consistencia, como al sentir mi proceso vital siento que estoy siendo fiel a los principios y valores en los que creo…
Auto-coraje, es decir el desarrollo de mi carácter, de mi fuerza de voluntad, el no dejarme llevar de impulsos y pasiones fáciles, el ser yo mismo ante los demás…
Auto-compromiso, en qué estoy involucrado, implicado para poder sentirme bien, ¿cual es mi compromiso conmigo mismo?¿ser feliz? ¿o solamente sobrevivir?.

Para inspirar confianza a los demás sin duda, son muy importantes nuestros comportamientos pero esos comportamientos van a salir de una forma u otra dependiendo de como “ande” mi “autoconfianza” interior.

Hagamos un chequeo previo interior para después mostrarnos al exterior. A veces pretendemos salvar el mundo sin antes salvarnos a nosotros mismos…querer al mundo sin querernos a nosotros mismos…

Nos han enseñado a mirar hacia afuera y nos hemos olvidado de mirar a nuestro interior. O no sabemos hacerlo o no queremos hacerlo, o no nos gusta hacerlo, o no le damos importancia a hacerlo…resultado no lo hacemos o lo hacemos poco.
Y así, cuando nos sentimos mal, rápidamente buscamos la causa afuera de nosotros, culpamos a otros o a las circunstancias o a mi “siempre mala fortuna” ¡qué cosas nos pasan!

Y si, hay alguien a quien cambiar, miramos al otro…nos olvidamos que somos nosotros los que tenemos que cambiar para que el otro cambie. Prueba a hacerlo. Verás qué efecto casi mágico tiene. Lo puedes probar con tu hijo, con tu padre, con tu jefe, con tu colaborador, con tu pareja…hazle sentir que tú has dado el primer paso en ese cambio necesario en la relación.

Y ya sabes que aprender es cambiar. Solo si cambias es que has aprendido; lo otro es acumulación de conocimiento. ¿Has reflexionado sobre lo que has ido aprendiendo en la vida? ¿Y lo que has tenido que ir desaprendiendo?

A veces nos desesperamos en el proceso de la vida. Parece que no aprendemos, que no avanzamos, que incluso retrocedemos…Pero, ¿quien nos dijo que la cosa era fácil? ¿quien nos engaño con falsas realidades?

Nuestra autoconsciencia nos va descubriendo que el llegar a ser lo que uno quiere ser es un proceso largo que exige un esfuerzo continuo.

Valorar nuestras fuerzas y posibilidades pero también las amenazas y dificultades que nos puedan surgir. Es preciso desarrollar el principio de realidad (lo que puede acontecer y podamos conseguir y lo que no). Pero la visión de esa realidad se puede hacer desde una actitud positiva o desde el derrotismo y la negatividad.

Y pensar, ser y sentir en positivo o negativo depende mucho de nuestras creencias, paradigmas, experiencias… El mayor problema está cuando estamos “en negativo” que parece que “todo” a nuestro alrededor comenzamos a verlo negro… y los acontecimientos desgraciados se suceden…y hacen que se refuerce nuestra negatividad. Bajamos o eliminamos vuestras defensas positivas y caemos “en espiral” o “en barrena”

Nos interesa pues, hacer que nuestra consciencia ponga enfrente de nosotros nuestros activos, competencias, valores y nos los “pase por la cara” a ver si nos damos cuenta de una vez que somos un ser singular y valioso muy a pesar de algunos que están a nuestro alrededor que nos quieren hacer pensar y creer lo contrario.

¡Arriba los corazones, el ánimo, el espíritu, la autoconfianza!

¡Fuera miedos!
Ponte en disposición de disfrutar a tope de las cosas pequeñas, de los momentos singulares, de las personas que merecen la pena, de misma/o.

En las conferencias que hacen José Maria y Lilla terminan cantando y bailando una canción preciosa interpretada por Diego Torres y que es un canto entusiasta a la CONFIANZA en el futuro, esta canción se ha convertido para mi en un anclaje, me da mucha fuerza cada vez que la oigo o veo.

Espero que te guste y te haga reflexionar. Color Esperanza,